17 de Julio: Dia de San Cleto


15 comentarios:

grachin dijo...

Mamoma te salio barbaro!!!!
Es cierto que hubo pintadas que decian "Saludos a Vandor" en clara amenaza a vicepresi????

ana dijo...

que bien, mamona, genial!!!!!!
es un procer para toda la vida este don cleto.

estará en la historia.

mientras los KK, en la histeria.

(cuak)

argieguy dijo...

hasta tiene el look de los viejos patriotas.......q andes bien,mamo..un beso

penelope dijo...

oia, que parecido es a las figus de los libros!!

Curtis dijo...

:)

Maitza dijo...

Bien mamona!! y muy bien por Cleto!!!sin dudas ya se ganó un buen lugar en la historia democrática del País

Gioconda dijo...

Yo quiero la remera que dice "la historia me juzgará" jeje

ana dijo...

yo la que dice, mi voto es no positivo.

Anónimo dijo...

BIEN POR EL UNICO POLITICO NO CORRUPTO QUE QUEDA.- VIVA COBOS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

la mamona dijo...

Chicos: les cuento que estoy en Mendoza (volvi a traerte a mis hijos a mi mama por el tema de su enfermedad). Ayer salio todo el mundo a la ccalle a recibirlo. La gente habia formado una caravana en la ruta para acompa�ar el auto y habian colgado banderas en la casa agradeciendole en gesto.
Aca en Mendoza hay un clima de euforia total y lo bancan a morir.
Me alegra ver que todavia se puede tener esperanza. Como diaria un viejo dicho: con la esperanza no se come ni se viste, pero sabemos que vamos por un buen camino y que hay alguine que (espero) va a defender los intereses del pueblo. Que asi sea

marita dijo...

Me encantaria que lode COBOS sirva para que muchos politicos de den cuenta que es mas importante ser leal con uno mismo, que venderse por "30 dineros".

Creo que fue muy duro y dificil tomar ladecision que tomo, yo sufri con el, ya que lo miraba en "vivo y en directo"....
Fue muy valiente, teniendo tanta presion de los KK...
PERO LO HIZO!!!!
ES UN GRANDE!!

Anónimo dijo...

Es mucho mas meritorio ya que no tuvo que pagar a nadie para que salgan a la calle como hacen los KK .... ese es el verdadero cariño de un pueblo.-
Sabrina.-

Anónimo dijo...

es un grande el sr cobos

Anónimo dijo...

Y pensar que lo apretaron con todo,bien por Cobos,que momento por Dios!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

San Cleto o Anacleto nace, según los documentos aludidos, en Atenas, y ya de muy joven es convertido a la fe cristiana por el mismo San Pedro, quien pronto le ordena de diácono y poco más tarde de presbítero. Tal vez seguirá al apóstol en su correrías evangélicas, hasta que llega a Roma, donde forma parte, desde el primer momento, de aquel grupo de selectos o colaboradores que tenía San Pedro en la ciudad de los Césares. No es de extrañar que a ellos —a Lino, su sucesor; a Anacleto y a Clemente— les confiara de vez en cuando el gobierno de la Iglesia romana, mientras él iba recorriendo las distintas cristiandades.

Por el año 76, y habiendo muerto el sucesor de San Pedro, San Lino, es escogido Anacleto por la comunidad de fieles para sucederle en la cátedra, empezando con ello su pontificado, que había de extenderse hasta el año 88, según unos, o hasta el 90, según otros, Duros tiempos le toca vivir, cuando a los trabajos de consolidación de las primeras cristiandades se iban uniendo las fatigas de la persecución, que no hacía mucho se había desencadenado. Anacleto, como buen pastor, vigila y ora con los perseguidos, a quienes reúne en las catacumbas para celebrar los divinos oficios. El mismo, como posteriormente haría San Dámaso, decora las tumbas de los apóstoles, y especialmente la de San Pedro, que había sido enterrado en la colina del Vaticano. En ella hace construir una especie de túmulo o "memoria” que sirviera para señalar a las generaciones futuras el lugar exacto de la tumba del primer papa.

Nuestro Santo aparece, por otra parte, como un Pontífice de la Iglesia romana y universal, con ciertos decretos llenos de interés, usando en sus cartas el saludo, que habían de adoptar sus sucesores, de "Salud y bendición apostólica", y, como casi todos los primeros pastores de la Iglesia, iba a manifestar con su vida la doctrina de Cristo que predicaba.

Por este tiempo había sucedido en el Imperio el emperador Domiciano (81-86), que al fin de su vida, y echando abajo la templanza característica de su familia, los Flavios, iba a distinguirse como uno de los perseguidores más cruentos de los cristianos. Que en su reinado padeciera el martirio San Anacleto es indudable, aunque no nos queden noticias precisas del modo y la fecha en que lo sufrió. La Iglesia, sin embargo, le ha concedido siempre el título de mártir, habida cuenta de los trabajos que tuvo que padecer. Fue enterrado en la misma colina del Vaticano, junto al sepulcro de San Pedro, a quien tan de cerca había seguido en su vida.